Ojo con la moda de las dietas Detox

 

  • Engordamos casi el doble de lo que pensamos, según un estudio de New England Journal.
  • Los profesionales de la Medicina Estética son los que mejores resultados logran en la reducción de grasas y obesidad, preservando la salud y el bienestar y con resultados duraderos en el tiempo.

Durante las fiestas navideñas la mayoría de las personas han realizado cambios en sus rutinas alimentarias para disfrutar de las tan deseadas comidas y cenas familiares que enriquecen estas fiestas tan entrañables. No obstante, la publicación científica New England Journal of Medicine se hizo eco de un interesante estudio donde se propuso averiguar las diferencias entre el aumento de peso que los ciudadanos estiman ganar en el periodo navideño y el peso que en realidad ganan.

Los participantes en este estudio pensaron que su peso aumentaría una media de 2,3 kilos durante las festividades, aunque las previsiones aportadas oscilaron desde un mínimo de 2 hasta un máximo de 5 kilos, más del doble. También destacó esta publicación de referencia que que quienes más aumentaron de peso fueron quienes al inicio del experimento ya contaban con exceso de peso.

No es de extrañar que muchas personas quieran inmediatamente después recuperar el equilibrio nutricional y de peso aplicando dietas diversas y remedios de todo tipo. Una de estas dietas son las que se denominan Detox, en muchas ocasiones, sin una prescripción y control médico, que tienen como objetivo “desintoxicar” el cuerpo a través de productos y subproductos alimentarios y la reducción de la ingesta de determinados alimentos. Este hecho puede perjudicar gravemente la salud por una pérdida excesiva y brusca de proteínas, azúcares y carbohidratos. Es indispensable un consumo mínimo de 70 gramos de proteína al día, 100 gramos de hidratos de carbono y 10 de ácidos grasos esenciales, vitaminas y minerales.

Lo cierto es que para una correcta valoración del paciente es necesario un control analítico, un diagnóstico de la comparación corporal evaluando antes la masa de grasa del paciente, el contenido de agua corporal, masa muscular y metabolismo basal mediante impedanciometría. El análisis de intolerancia alimentaria es también una herramienta muy útil para elaborar una dieta específica al paciente.

Solo de esta manera, se podrá prescribir una dieta idónea para cada persona que maximice los resultados de reducción del peso -principalmente a través de la eliminación de grasas- que sea duradera en el tiempo y, sobre todo, que preserve la salud y el bienestar de los usuarios.